Efectos psicológicos del COVID-19 a largo plazo

El Covid-19 ha aumentado la ansiedad para muchos de nosotros. Los expertos advierten que una minoría de personas podrían tener efectos psicológicos derivados del Covid-19 que duren más que la pandemia.

Desde cenar en un restaurante con su pareja o familia hasta asistir a clubes deportivo con amigos, el ciudadano medio tenía una vida social activa antes de Covid-19. Desde mayo a diciembre de 2020, solo ha salido de su domicilio una media de cinco veces, después de experimentar un enorme aumento en la ansiedad social y los comportamientos obsesivo compulsivos debidos a la “germenfobia” durante la pandemia.

Miedo de tomar el transporte público, preocupación exagerada por la limpieza de cubiertos y vasos, donde imaginas imágenes de coronavirus pululando… Y el llanto. Muchas personas sienten que van a morir, y luego comienzan los llantos, de esos que después te duelen el cuerpo y los pulmones. Esto se combina con una fuerte decepción por la interminable lucha contra el virus y el temor de que podría llevar años volver a encarrilarse en lo que respecta las manías habituales.

Muchos de nosotros nos hemos vuelto un poco más ansiosos durante la Covid-19. Sin embargo, en algunas personas la pandemia ha provocado y/o amplificado problemas de salud mental mucho más graves. Y los psicólogos expresan cada vez más preocupaciones de que estos efectos psicológicos del COVID-19 puedan persistir a largo plazo.

Un porcentaje de la población no volverá a la normalidad

Algunos expertos sostienen que “para una desafortunada minoría de personas, quizás entre un 10 y un 15%, la vida no volverá a la normalidad”. Esto será debido al impacto de la pandemia en su salud mental. El Black Dog Institute de Australia, una importante organización independiente de investigación en salud mental, también ha expresado su preocupación por “una minoría significativa que se verá afectada por la ansiedad a largo plazo”. En el Reino Unido, un grupo de destacados especialistas en salud pública advirtió recientemente en el British Medical Journal que “es probable que el impacto de la pandemia en la salud mental dure mucho más que el impacto en la salud física”.

Una de las razones por las que los psicólogos están preocupados por el posible impacto a largo plazo de Covid-19 es la información sobre pandemias anteriores, como el SARS en 2003, que se asoció con un aumento del 30% en los suicidios en personas mayores de 65 años.

¿Qué efectos psicológicos del Covid-19 se verán a largo plazo?

Efectos psicológicos del COVID-19
Efectos psicológicos del COVID-19

En cuanto a los efectos psicológicos del COVID-19 que tienen más probabilidades de durar a más largo plazo, los psicólogos creen que el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) podría ser uno de los principales candidatos.

El TOC surge de una interacción entre genes y factores ambientales. Para las personas con una predisposición genética hacia algunas formas de TOC (es decir, obsesiones por la contaminación y compulsiones por la limpieza), es probable que el estrés de Covid-19 desencadene o empeore el TOC. Algunas de estas personas se convertirán en germenfóbicos crónicos a menos que reciban el tratamiento de salud mental adecuado.

Junto con el TOC, que es una manifestación de ansiedad, la ansiedad generalizada también es un problema de salud mental muy importante a tener en cuenta. Hay muchas personas que ya sufren de ansiedad en nuestra sociedad, pero debido a esta enfermedad mortal, las personas que tienden a sentirse ansiosas más fácilmente continuarán sintiendo esto y podría empeorar. Incluso cuando finalice la pandemia, algunas personas pueden estar demasiado ansiosas debido a la amenaza de una variante.

Otro efecto es el aislamiento social causado por el encierro, que probablemente resultará un gran desafío para algunas personas después de la pandemia.

La soledad crónica provocada por el aislamiento social genera una falta de sentido en la vida. Algunas personas se han encontrado involuntariamente con menos conexiones cercanas en la era del distanciamiento social y pueden tener dificultades para reconstruir sus redes. Otros se retiraron deliberadamente del mundo exterior para sentir una sensación de seguridad y pueden volverse resistentes a aumentar sus interacciones sociales en el futuro. Cuando las personas experimentan este desapego, puede resultarles difícil salir al mundo y socializar con los demás.

Resiliencia y esperanza

Sin embargo, para algunas personas, la pandemia ha tenido un impacto notablemente positivo en su salud mental, que también puede ser duradera. El encierro ayudó a reducir los niveles de ansiedad o detener los ataques de pánico entre algunas personas que tenían altos niveles de estrés antes de la pandemia. Esto se debe a que sintieron una mayor sensación de libertad y seguridad al pasar más horas en casa. Aunque existe el riesgo de aislamiento social y soledad para quienes se confinan demasiado, esto ha animado a algunos por tener un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida o a tomar su propio ritmo en la vida.

Otros han aprovechado el distanciamiento social para ordenar sus hogares, y esto se ha reflejado positivamente en su mente. También se cree que el tiempo para pasatiempos, especialmente hacer y hacer cosas desde cero, ha proporcionado una sensación de satisfacción, realización y alivio del estrés para muchos.

Aunque los efectos psicológicos del COVID-19 a largo plazo aún están por determinar, si has advertido alguno de los síntomas que se describen en este artículo, no dudes en ponerte en manos de un psicólogo especialista.

Más información en:

https://www.bbc.com/worklife/article/20201021-coronavirus-the-possible-long-term-mental-health-impacts

https://bmcpsychology.biomedcentral.com/articles/10.1186/s40359-021-00565-y